¿Dolor de piernas?

 

El dolor y pesadez de las piernas proviene la mayor parte por una mala circulación de la sangre de los miembros inferiores, debido a la falta de fluidez, quedando retenida y provocando estos síntomas.

Esto puede ser causado por el endurecimiento y obstrucción de los vasos sanguíneos y a la acumulación de placas de grasas.

A las puertas del verano el dolor de piernas aumenta dado que el calor hace que se dilaten los capilares y se produzca la pesadez.

 

¿Porque sucede?

Esto sucede, o se agrava si padeces de enfermedades como obesidad, diabetes o colesterol, pero también si permaneces muchas hora de pie o por lo contrario pasar muchas horas sentada, dado que el sedentarismo favorece a las enfermedades nombradas anteriormente. Ser fumador o tomar en grandes cantidades la cafeína, provoca una disminución de las arterias y los vasos coronarios.

 

¿Cómo podemos aliviarlo?

Para aliviar estos molestos síntomas puedes seguir estos sencillos trucos:

Has de beber mucha agua, puesto que hace que la sangre fluya más liquida y por lo tanto mejor, también puedes ayudarte de infusiones que ayudan a mejorar la circulación como puede ser la cola de caballo y el romero.

Debes realizar ejercicio para activar la circulación, aunque sea media hora al día, como andar en bici, correr o simplemente caminar.

Llevar una alimentación variada y saludable es importante para evitar enfermedades que se obstruyan las arterias y provoquen la mala circulación

También es recomendable utilizar medias de descanso si pasas muchas horas en pie así poder ayudar a la circulación de las piernas.

Al finalizar el baño puedes dirigir el agua fría directamente a las piernas intercalando con el agua caliente, pero siempre finalizar con agua fría.

Otra opción es para descansar las piernas y hacer que circule mejor la sangre, es al acostarse poner las piernas en alto, quedando las piernas más altas que las caderas.

 

Con estos sencillos trucos conseguirás un alivio y una mejor circulación sanguínea, disminuyendo los dolores y pesadez.

Deja un comentario