El Jengibre, un gran aliado para nuestro cuerpo

 

El jengibre es una raíz con múltiples propiedades curativas y preventivas, utilizado desde la antigüedad, popularmente en la medicina tradicional china, debido a su rica composición de vitaminas, minerales, antioxidantes, aminoácidos y aceites esenciales.

Esta pertenece a la familia de Zingiberácea, botánicamente está relacionada con la cúrcuma, el galanga.

 

Sus principales propiedades medicinales son:

 

Prevención de enfermedades del aparato circulatorio

El jengibre contribuye al correcto funcionamiento de la circulación sanguínea previniendo enfermedades importantes del corazón, de la formación de coágulos, de trombosis, de la mala circulación de las extremidades y de vasos sanguíneos intracraneales que provocan migraña o dolores de cabeza, así como la reducción de colesterol en sangre. Esto es gracias a que ayuda a fluidificar la sangre.

Estudios realizados sobre animales y posteriormente a humanos, demuestra que el jengibre es el responsable de la activación de un enzima que provoca la reducción del colesterol malo en sangre y a su vez del aumento del colesterol bueno.

 

Prevención de problemas intestinales

El jengibre combate contra las bacterias infecciosas causantes de problemas intestinales, favoreciendo la flora intestinal saludable y eliminando a su vez las bacterias perjudiciales causante de muchas intoxicaciones alimentarias. Cabe destacar que combate contra la colitis ulcerosa y Crohn, puesto que se ha utilizado tradicionalmente con éxito en tratamientos de diversos trastornos gastrointestinales, y estudios demuestra que ha repercutido positivamente reduciendo la inflamación y el daño intestinal de la colitis realizada sobre animales.

También hay que añadir que gracias a los gingeroles que contiene el jengibre, ayuda a la expulsión de las heces y evitando así el estreñimiento.

 

Favorece el funcionamiento del aparato digestivo

Al jengibre se le atribuye las propiedades de estimular el páncreas, aumentando de la producción de enzimas digestivas que favorecen al proceso de digestión, evitando efectos secundarios debido a la mala absorción de los mismos.

Gracias al poder bacteriano del jengibre es eficaz para prevenir la gastritis, además de neutralizar y reducir el exceso de ácido gástrico causante de la aparición de esta.

 

Antivomitivo

El jengibre se puede utilizar para problemas de mareos por el movimiento, las náuseas por el embarazo, e incluso las náuseas producidas por la quimioterapia y postoperatorio, dado que el jengibre puede ser capaz de reducir esos vómitos o nauseas provocados por los efectos negativos asociados con los medicamentos utilizados, pero nunca se debe consumir antes de una operación puesto que posee propiedades anticoagulantes.

 

Combate contra los síntomas de la gripe

Puesto que el jengibre es un gran aliado del sistema inmunológico, al que ayuda a su refuerzo y combate contra las infecciones, siendo así muy útil para combatir los molestos síntomas de la gripe y resfriados, actuando sobre la congestión nasal, reduciendo la fiebre y los dolores articulares provocados por la acumulación de toxinas causantes de la gripe. La eliminación de la mucosidad en el pecho, así como el dolor de garganta provocado por los resfriados.

 

Antiinflamatorio y analgésico

Las propiedades antiinflamatorias y analgésicas que posee el jengibre resultan considerablemente importantes en ciertas enfermedades como pueden ser la artritis, osteoporosis, síndrome del tunes carpiano y entre otros más comunes como puede ser el dolor de muelas, cólicos por la menstruación o la migraña, dado que este interviene como calmante del dolor y a su vez de reducir la inflamación. Además del efecto calmante contra el dolor, favorece a una mejor circulación sanguínea eliminando impurezas de la sangre, permitiendo que esta fluya de manera habitual y limpia.

 

 

 

Deja un comentario